5 Tips imprescindibles para el Teletrabajo

El teletrabajo es desde hace años una tendencia en auge debido al avance de las tecnologías y el acceso a internet, y que ha sido propulsado por la Pandemia COVID-19, de ahí que cada vez sea más necesaria una debida actualización de conocimientos tanto en la modalidad de formación presencial como en cursos online.

Estos datos están confirmados por la estadística: a nivel mundial, la proporción de ofertas de empleo en modalidad de teletrabajoen LinkedIn ha crecido un 181% desde la primera semana de marzo hasta la última semana de mayo de 2020, mientras que el volumen de búsquedas de trabajo que utilizan el filtro «Remoto» en LinkedIn, ha aumentado un 60% desde el 1 de marzo.

Aumento del porcentaje de ofertas de trabajo remoto por país:

  • Francia: 136%
  • Alemania: 200%
  • Italia: 178%
  • Países Bajos: 245%
  • España: 282%
  • Emiratos Árabes Unidos: 156%
  • Reino Unido: 277%

Es más, se han disparado las consultas en buscadores del tipo “teletrabajo, trabajo online, teleformación, cursos gratuitos” y en general todo lo relacionado con el trabajo y formación a distancia.

Pero, ¿es realmente el teletrabajo beneficioso, tanto para empleados como para la empresa?

Una de las principales ventajas es el ahorro en tiempo y coste del transporte. Esta ventaja puede parecer exclusiva de los empleados, pero en realidad el grado de satisfacción de los empleados con la empresa también es mayor, ya que se obtiene un mayor rendimiento económico por el mismo trabajo.

Conlleva además, una mejora en la conciliación familiar y laboral, y una mayor flexibilidad horaria.

Trabajo online

Otra sobresaliente cualidad del teletrabajo es la equidad que proporciona a trabajadores con alguna discapacidad relacionada con la movilidad.

Además, de forma general, los trabajadores online tienden a sentirse más productivos y eficientes, más allá de las circunstancias personales en el ambiente familiar.

Otra cuestión a tener en cuenta, es que trabajo remoto no implica «trabajo desde casa«, sino que ofrece la posibilidad de trabajar desde la ubicación preferida por el empleado. Sería posible por ejemplo, trasladarse a otra ciudad para cuidar de un familiar dependiente y continuar realizando el trabajo sin diferencias.

Y si cuantificamos la reducción de gastos para la empresa en instalaciones, mantenimiento de recursos energéticos, dispositivos o herramientas trabajo, seguro que la balanza también es favorable. La suma de todos estos factores inclina a pensar que el trabajo remoto es el futuro.

Y es posible que por preferencia o por necesidad, debido a la pandemia, el teletrabajo sea tu opción, por lo que te ofrecemos 5 recomendaciones para que puedas optimizar tu desempeño.

CREAR UN ESPACIO DE TRABAJO DEDICADO.

De la misma forma que para poder estudiar tanto en la modalidad de teleformación como en la de formación presencial necesitamos un espacio en el que no haya distracciones, también es aconsejable establecer un espacio para dedicarlo exclusivamente al trabajo, ello te permitirá una mayor concentración, además de facilitarte la desconexión al final de la jornada.

NO MEZCLAR TRABAJO Y VIDA PERSONAL.

Hay que establecer unos límites y dejar claro que trabajar en casa no significa estar disponible. Una forma de establecer este límite puede ser: «si quieres comentarme algo, y es lo suficientemente importante para llamarme a la oficina, entonces dime de qué se trata”.

Otra tendencia es ocupar el tiempo extra con más trabajo. Es importante comenzar a establecer nuevos hábitos que comiencen justo a la finalización de la jornada.

MANTENER LA INTERACCIÓN CON EL GRUPO DE TRABAJO.

En el desempeño diario surgen conversaciones espontáneas que fomentan la empatía entre los miembros del equipo. Mantener esta comunicación es posible organizando chats de café y disponiendo siempre activa una sala de vídeo conferencia, independiente del canal habitual de trabajo. Aprovecha estos recursos para hablar de temas distendidos como los planes del fin de semana, los deportes o el ajetreo con los niños en casa, de esta forma estaremos interactuando con nuestros compañeros, es más, esto nos sirve tanto para trabajo como formación online.

Videoconferencia

ADAPTAR EL HORARIO RESPETANDO TU JORNADA HABITUAL.

Mantener flujos de trabajo asíncronos es otra cualidad que estimula la productividad y la satisfacción de los empleados. Si los requerimientos de tu actividad lo permiten, háblalo con tus responsables y el resto del equipo, y organízate para llevarlos a cabo en el horario que más te favorezca.

Aprovecha las horas de más energía o tranquilidad para desarrollar tu trabajo, siempre respetando las horas acordadas o los objetivos establecidos, de esta forma podrás dedicar tiempo a cuestiones de tu vida personal tales como hacer deporte, estar con la familia o asistir a cursos o clases presenciales.

APRENDER A GESTIONAR EL CAMBIO.

Por lo general, las situaciones nuevas al principio requieren una adaptación y aprendizaje, lo que conlleva cierto estrés. No te preocupes, la vida es un cambio constante y está en tu mano asimilar la situación haciendo que sea lo más agradable posible.

Céntrate en aprovechar los factores favorables de la nueva situación y analiza los inconvenientes, para ver cómo suprimirlos, o al menos, minimizarlos.

Por ejemplo, si querías formarte y adquirir nuevos conocimientos y antes no tenías tiempo, aprovecha el tiempo que antes empleabas en los desplazamientos para esta actividad.

Si el problema es que los niños en casa dificultan la actividad profesional, plantea dentro de tu equipo la posibilidad de trabajar después de la cena, o trasladar parte de tu jornada a ese horario, para las actividades que no requieran un horario específico.

Y tú, ¿qué opción prefieres?  Compártenos si te apetece tu experiencia, en caso de haber teletrabajado y cómo ha sido tu adaptación a esta forma de trabajo.

Deja un comentario